Publicada en

Un sencillo truco para comer sano y perder grasa

Un sencillo truco para comer sano y perder grasaHace unos días vinieron a casa unos amigos de mi mujer y la agradable conversación derivó hacia uno de los temas que más me interesa: la alimentación saludable. No es un tema que proponga de forma habitual ya que reconozco que a veces puedo llegar a “cansar” 😉
Pero llegado este punto, estos amigos se llevaron una sorpresa al comentarles que en nuestra casa la mayoría de las verduras las cocinábamos al vapor. Curiosamente y ojeando los últimos artículos de T-Nation, aparece uno bajo el título: The Best Healthy Eating/Fat Loss Tip en el que explica que el consumo de un amplio surtido de verduras cocinadas al vapor es una de las mejores formas de comer sano y perder grasa al mismo tiempo.

Si eres un cliente mío del servicio de Asesoría en Dietas, verás que el consumo en la cena de verduras cocinadas al vapor, especialmente el brócoli, es un punto importante de mis recomendaciones habituales. De hecho, ya hablé hace algún tiempo sobre las bondades de este vegetal y lo que una dieta rica en brócoli podía ayudar a mejorar la composición corporal.

Come sano y pierde grasa cocinando tus verduras al vapor

Cocina tus verduras al vapor para comer sano y perder grasa
Cocina tus verduras al vapor para comer sano y perder grasa

¿Qué verduras puedo cocinar al vapor? Todas las que veas y quieras. Y este último aspecto es importante. Conviene aprender a ampliar nuestras limitaciones culinarias. Lo que quiero decir es que muchos nos acostumbramos a dos o tres verduras en las que basamos nuestro consumo de vegetales, y por tanto limitamos mucho el aporte de los increíbles micro-nutrientes de todo tipo que contienen.

Precisamente comer sano y perder grasa es un objetivo clásico que todos nos proponemos después de las vacaciones, y este sencillo truco hará que te sea más fácil retomar la senda correcta. Además, este sistema te permite no sólo cocinar las verduras, si no también el pescado e incluso el pollo. Hay que reconocer que las proteínas cocinadas con este sistema son realmente poco apetitosas pero tienen una ventaja que puede que más de uno la valore y la tenga en cuenta: la baja alteración o “desnaturalización” de las proteínas. Al utilizar un sistema de “baja” temperatura en comparación con las frituras en aceite o el asado, las proteínas se mantienen más íntegras y su asimilación y efectos en nuestro cuerpo son mucho más elevados.

Cómo utilizar un sistema de vapor para comer sano y perder grasa

Después de las vacaciones come sano y empieza a perder grasa
Después de las vacaciones come sano y empieza a perder grasa

Los sistemas de “alta tecnología” como el que precisamente aparecen en el artículo de T-Nation están muy bien pero su precio es también elevado. Personalmente utilizo la cacerola habitual de dos recipientes. Uno para el agua y otro para los alimentos. Es simple y efectivo, y puedes encontrarlo a un precio bastante asequible.

¿Cómo utilizar este sistema? Coge las verduras y córtalas en tozos pequeños. Como he dicho antes, cuantas más variedades utilices mejor. Yo suelo añadir brócoli, espinacas, zanahorias, vainas, calabacín, y a veces también champiñones, así como remolacha y boniato si necesito o estoy consumiendo más carbohidratos.
Pongo un par de dedos de agua en el depósito inferior y calculo unos 15 minutos desde que el agua comienza a hervir. Puedes dejar más tiempo si prefieres las verduras más blandas o menos, si las prefieres más duras.

En un plato grande pongo una cantidad generosa de verduras cocinadas al vapor y espolvoreo con media cucharada de semillas de Chía. Aliño con sal del Himalaya, aceite de oliva virgen extra y vinagre de manzana Bio. Y por encima suelo poner un par de cucharadas de verduras fermentadas como rábano negro y col lombarda.

¿Cuales son las ventajas de comer verduras cocinadas al vapor?

Este es un resumen del propio artículo de T-Nation:

  • Mejora de la pérdida de grasa. Al hacer una comida grande, fibrosa, baja en calorías y razonablemente baja en carbohidratos, llenas tu estómago y no te apetece comer más ni tentarte con todo tipo de picoteos y dulces que suelen “caer” a estas horas.
  • Consumes nutrientes. Al comer tantos tipos diferentes de vegetales, obtienes los beneficios de infinidad de polifenoles y carotenoides que se mantienen intactos con este sistema de cocinado.
  • Una sabrosa manera de comer verduras. Comer una mezcla de verduras, especialmente si contiene unas pocas verduras dulces como boniato, maíz o guisantes, y aliñarlas con aceite de oliva, sal, vinagre o una salsa “baja en calorías” de tu elección, es una manera deliciosa de alimentarse.
  • Prácticamente libre de pesticidas. El proceso de vaporización elimina la mayoría, si no todos, los pesticidas y productos químicos que se han adherido a tus vegetales.

Por esa misma razón, y salvo que utilices siempre verduras orgánicas libres de pesticidas, es mejor ignorar el consejo de utilizar el líquido residual como base de sopas o arroces.

Espero que este pequeño artículo te haya parecido interesante y aprovecho para animarte a que lo pongas en práctica. Un saludo 😉

¿Interesante? No lo dejes pasar 😉
¿Necesitas más información o consultarme alguna duda?
Déjame tu mensaje y te contestaré lo antes posible

 

Asesoría Personal

 

¡Dime lo que piensas!

Deja un comentario