Publicada en

El fraude de las proteínas en polvo en el punto de mira de los suplementos

El fraude de las proteínas en polvo en el punto de mira de los suplementosRecientemente, el fraude de las proteínas en polvo ha colocado en el punto de mira a la industria de la nutrición deportiva. Un programa de televisión ha puesto en entredicho la “calidad” de los suplementos de proteínas al realizar un análisis a un bote de proteínas en polvo que, según la productora, “promete ayudar a adelgazar” para comprobar qué, en lugar de contener un 87% de proteínas del etiquetado, los resultados indicaban que solo contenía un 18,8% de proteínas. El resto eran hidratos de carbono y grasas, dos elementos que, según la misma productora, provocan el efecto contrario al que indica el producto. Vamos, un fraude en toda regla.

No voy a entrar en el detalle del porcentaje obtenido en el fraude de las proteínas que es realmente escandaloso, aunque hay un aspecto del comentario del programa que me parece curioso. Y es que elijan un polvo de proteínas que “promete ayudar a adelgazar”. Ninguna proteína del mercado puede decir eso, y ya esa afirmación directamente debería de hacerte desconfiar de ese producto. 

Pero independientemente de este caso de fraude de las proteínas de un fabricante en particular, me gustaría comentar otro fraude mucho más sutil y más habitual de lo que creemos, y que además es mucho más difícil de detectar por el usuario. Es el caso del aumento del porcentaje de proteínas añadiendo aminoácidos en forma libre.

Otro fraude de las proteínas más difícil de descubrir

El coste de las proteínas de suero y otras fuentes de proteínas han aumentado considerablemente en los últimos años. Como suele ocurrir en los negocios, muchas empresas están buscando atajos “legales” para gastar menos en la producción de sus polvos de proteínas, mientras que al mismo tiempo aumentan los precios finales para los consumidores. Un negocio redondo, verdad?
Esto era algo habitual hace algunos años y todavía sucede, y no sólo por marcas desconocidas o de reciente aparición que no tienen mucho que perder. Marcas de reconocido prestigio mundial han sido señaladas por utilizar fuentes de proteínas inferiores y/o en mucha menor cantidad que lo que indica su etiquetado, y también por “falsear” de forma legal el etiquetado con aminoácidos en forma libre que de forma directa aumentan el contenido final de proteína del suplemento sin realmente ser el porcentaje de proteínas indicado.

El fondo es este fraude de las proteínas, es el hecho de que algunos aminoácidos libres son a menudo más baratos que el propio polvo de proteína pura. Así, algunas empresas “engordan” sus proteínas con aminoácidos libres en lugar de ofrecer el 100% del porcentaje de las proteínas que estás pagando. Esto no sería un gran problema, excepto porque que el aminoácido más común utilizado, debido a que es muy barato, es la glicina. La glicina es un aminoácido que es prácticamente inútil para el crecimiento muscular, es “no esencial” y considerado de “bajo grado”.

¿Y cómo se consigue ésto? Bueno, las empresas son inteligentes. Descubrieron que los métodos para medir el contenido de proteínas depende de la cantidad de nitrógeno que está presente, y este nitrógeno no se puede diferenciar de entre los aminoácidos libres y las proteínas reales.

Cómo crear un nuevo fraude de las proteínas con aminoácidos

100% WHEY GOLD STANDARD es una proteína que ofrece lo que indica en el etiquetado
100% WHEY GOLD STANDARD es una proteína que ofrece lo que indica en el etiquetado

A veces ni siquiera se enumera la cantidad de glicina u otros aminoácidos inferiores añadidos. Simplemente se etiqueta un suplemento como proteínas de suero puro, cuando en realidad, no estás consiguiendo esa cantidad de proteínas para la construcción muscular que has pagado. Hace pocos años, varios productos de la marca Muscletech fueron condenados legalmente en USA por este proceso de “añadir” aminoácidos “inferiores” gracias a unas pruebas más precisas.

Hay otra posibilidad y es que el fabricante indique en la etiqueta que hay glicina o taurina en el producto, pero que ambos aminoácidos contabilicen en el total de gramos de proteínas. Así aunque puede que veas unos impresionantes 30 gramos de proteínas por dosis, seguramente el fabricante te esté engañando y un gran porcentaje de esas proteínas sean los aminoácidos libres en lugar de las verdaderas proteínas por las que pagas.

¿Y entonces, cómo puedo detectar si me están ofreciendo un fraude de las proteínas en mi caso? En primer lugar, mira la lista de ingredientes situada debajo del panel nutricional. Si ves glicina, otros aminoácidos comunes, o incluso creatina en la lista, algo también muy habitual, entonces puedes desconfiar especialmente. El fabricante de este producto probablemente haya puesto estos rellenos para ahorrar costes y ofrecer un porcentaje de proteínas elevado sin realmente tenerlas. No hay duda al respecto de que no hay ninguna razón por la que la glicina deba encontrarse en un producto de proteínas como ingrediente añadido.

Más sustancias que no deberían de aparecer en tu polvo de proteínas

SCITEC 100% WHEY ISOLATE no son otro fraude de las proteínas en polvo
SCITEC 100% WHEY ISOLATE no son otro fraude de las proteínas en polvo

Si ves “mono y diglicéridos” en la lista de ingredientes, es mejor que optes por otras proteínas. Algunas empresas ponen de forma intencionada esta terminología engañosa en la etiqueta, pero los “mono y diglicéridos” son en realidad sólo grasa trans. Sin embargo, la etiqueta puede todavía indicar “0 gramos de grasas trans” a causa de una laguna que no cuenta técnicamente los “mono y diglicéridos” como tales grasas.

Evita los suplementos de proteínas que contengan sólidos de jarabe de maíz o maltodextrinas. Cada vez más, las empresas están recurriendo a los sólidos de jarabe de maíz para endulzar sus proteínas. Este edulcorante es tan perjudicial como el jarabe de maíz alto en fructosa, pero la mayoría de los consumidores no saben esto. Además, la maltodextrina aunque creamos que es un carbohidrato complejo, apenas se diferencia del azúcar … pero no tiene que ser indicado como azúcar en la información nutricional. Una vez más, algunas compañías de suplementos se están especializando en el engaño al consumidor.

¿A dónde nos lleva esto? En pocas palabras, quieres un polvo de proteínas sin material de relleno. Personalmente no me importa ni me preocupa demasiado que haya cierta cantidad de carbohidratos o grasas en el etiquetado nutricional. Las diferentes formas de extracción de las proteínas no eliminan totalmente estos macronutrientes, pero lo que no quiero es que me den menos proteína de la que pago añadiendo aminoácidos o creatina para que el análisis de rigor les de el porcentaje deseado. Eso es un fraude real. Así que si ves una larga lista de ingredientes en el panel nutricional, tómate tu tiempo y analízalo detalladamente ya que puede que estén utilizando material de relleno.

¿Interesante? No lo dejes pasar 😉
¿Necesitas más información o consultarme alguna duda?
Déjame tu mensaje y te contestaré lo antes posible

 

¡Dime lo que piensas!

Deja un comentario